El Omega 3 y la salud cognitiva

Kyani España

Kyani España

Beneficios sobre las funciones cognitivas

El aporte adecuado de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI-CL) Omega-3 es esencial para el funcionamiento cerebral: incrementan la fluidez de las membranas neuronales y actúan como segundos mensajeros en los sistemas de neurotransmisión, además de contribuir en muchos otros aspectos de la función neuronal.(1,2) El DHA está implicado en la mielinización(3) y es importante en la eficiencia sináptica(4) (y en la velocidad de la transmisión(2), lo que podría aumentar la eficiencia en el procesamiento de la información. Los efectos de los AGPI-CL Omega-3, especialmente el DHA, en el desarrollo y percepción visual e, incluso, en la dislexia, pueden estar relacionados con el hecho de que mejoran la función fotorreceptora de los bastones y la agudeza visual y aseguran el normal desarrollo de la retina en humanos (5,6). Los potenciales evocados visuales en los niños pueden ser mejorados con suplementación de AGPI-CL Omega-3.(7) En relación a la memoria, en investigación con animales se ha observado que el DHA afecta significativamente el desarrollo neuronal del hipocampo y la función sináptica en el hipocampo en desarrollo(8) en neuronas suplementadas con DHA, la actividad sináptica espontánea es significativamente mayor, y los fetos de rata privados de DHA muestran inhibición del crecimiento y la sinaptogénesis en las neuronas del hipocampo. Estos hallazgos pueden explicar la mejoría de los procesos cognitivos tras suplementación con DHA y por qué la deficiencia de AGPI-CL Omega-3 en la dieta se asocia con déficit en el aprendizaje.(8) La velocidad con la que la información es percibida y adquirida depende, hasta cierto punto, de la presencia del DHA.(9)

Funciones cognitivas en niños

El consumo de pescado por la madre durante el embarazo da como resultado una mejor memoria visual de reconocimiento de cosas nuevas y unos mayores resultados de las puntuaciones de inteligencia verbal o lingüística en niños incluso después de los 8 años de edad.(10,11)
El consumo materno de suplementos con 1200 mg de DHA y 800 de EPA está asociado a unas puntuaciones superiores en los tests de inteligencia infantiles estandarizados.(10)
Una ingesta subóptima de pescado por las madres, por debajo de 340 mg/sem, se asocia a niños situados en el cuartil inferior en inteligencia verbal y en menores puntuaciones en las puntuaciones sobre comportamiento prosocial, movimientos motores, comunicación y desarrollo de habilidades sociales.(12 )

Los AGPI-CL Omega-3 también pueden ser beneficiosos en niños con dificultades del aprendizaje, ayudando a mejorar la velocidad de lectura en niños que padecen dislexia.(13)

Funciones cognitivas en adultos

La suplementación con ácidos grasos Omega-3 (1600 mg EPA y 800 mg DHA/día) en adultos (edad media de 33 años) provoca una mejoría en la atención sostenida, reduce los errores en los tests de atención y provoca mejoría en los tiempos de reacción medidos mediante EMG (electromiografía).(14)
La ingesta de aceite de pescado tiene un efecto protector sobre el deterioro cognitivo asociado a la edad en pacientes de 65 años de edad o mayores. Comparado con las personas que consumían menos de una ración de pescado por semana, que tenían un deterioro de la función cognitiva de -0,1 unidades estándar/año, los que consumían una ración de pescado a la semana tenían un 10% menos de deterioro, y en los que consumían 2 o más raciones a la semana la reducción era del 13%.(15)
Los estudios epidemiológicos realizados en la última década han demostrado que las personas con mayores ingestas de DHA y EPA tienen riesgo relativo menor de incidencia y progresión de demencia. Las personas con un consumo medio de 400 mg de Omega-3 al día tienen un menor deterioro cognitivo que aquellos que consumen una media de 20 mg/día.(16)
Las personas con enfermedad de Alzheimer tienen una menor concentración de ácidos Omega-3 en sus neuronas. Se ha propuesto que el consumo en la dieta de Omega-3 puede reducir los procesos inflamatorios causantes de los cambios neurodegenerativos que se dan en el Alzheimer.(17)
Morris y col. encontraron que las personas que consumen pescado una vez por semana tienen un 60% de menor riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer.(18)
En pacientes con enfermedad de Alzheimer, el consumo de ácidos grasos Omega-3 (1700 mg DHA y 600 mg EPA/día durante 6 meses) ayuda a mejorar la función cognitiva y a enlentecer el declive cognitivo.(19)

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) relacionado con problemas de aprendizaje y comportamiento

Existe evidencia que los AGPI-CL Omega-3 pueden ayudar al tratamiento de problemas relacionados con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), tales como falta de atención, hiperactividad e impulsividad, aunque se requiere investigación adicional para confirmar estos hallazgos.(20)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s